Alain Cornejo reformará el Teatro Carrión para reabrirlo en septiembre

La incógnita sobre el nuevo gestor del Teatro Carrión se ha desvelado. Será Alain Cornejo, hijo de uno de los empresarios teatrales con más experiencia en España y gerente del Teatro Zorrilla, Enrique Cornejo, quien se ponga al frente de esta sala que lleva cerrada desde el pasado mes de enero y que arrastra una reciente historia de reiterados proyectos fracasados.

Alain, que lleva más de veinte años trabajando en el sector junto a su padre, afronta ahora en solitario una iniciativa largamente deseada y con la que se muestra «muy contento e ilusionado y también algo asustado».

Su deseo de abrir una etapa completamente nueva y diferente a las anteriores se demuestra hasta en el nombre. La sala de la calle Montero Calvo pasará a llamarse Nuevo Teatro Carrión y los planes de su ya responsable –firmó el contrato el pasado sábado– contemplan que vuelva a abrir al público el próximo mes de septiembre a tiempo para una programación de las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo para la que ya hay algún espectáculo pensado, aunque prefiere no hablar de ello hasta que se encuentre más avanzada.

Alain Cornejo es el director de Diffusio Artes Escénicas, una empresa dedicada tanto a la distribución como a la producción de espectáculos que ya cuenta con una amplia cartera de artistas y montajes a sus espaldas a pesar de su corta historia.

El empresario quiere afrontar a la mayor brevedad posible la reforma de la sala para acondicionarla «a los tiempos actuales». Para ello tiene prevista esta misma semana una reunión con los técnicos que se harán cargo de la obra. «Vamos a cambiar las butacas, el escenario, los camerinos, la pintura y lo vamos a dejar muy bonito, a un nivel de decoración y comodidad acorde con lo que tiene que ser un teatro moderno, para que las compañías que vengan se encuentren con lo que a todos nos gusta ver cuando vamos a un teatro», explicaba ayer el empresario, quien tiene claro que el prestigio alcanzado junto a su padre durante tantos años exige un nivel de excelencia en todo proyecto que lleve la firma Cornejo.

El nuevo gerente del Teatro Carrión ha firmado un contrato de arrendamiento con la propiedad del edificio, la familia Arribas Carrión, de quince años renovables de cinco en cinco. En la negociación, que ha durado cerca de un mes, ha influido, según explicó, «el prestigio de nuestra empresa».

«Llevaba tiempo buscando una vía alternativa en Valladolid, una ciudad que conocemos y queremos, para abrir una sala diferente, con una programación distinta y alternativa. Entonces me enteré de que los anteriores gestores se habían ido y me puse en contacto con la propiedad hasta que llegamos a un acuerdo», resume Cornejo.

Con respecto a la programación que ofrecerá el Nuevo Teatro Carrión, su gerente explicó que «se va a cuidar la calidad de los espectáculos y a procurar que sean del gusto del espectador vallisoletano», aunque será claramente diferente a la del Teatro Zorrilla. Entre sus planes se encuentra impulsar los conciertos, «tanto nocturnos como de día» aprovechando el aforo de la sala –813 localidades– así como potenciar el ambigú con actividades que aúnen la oferta hostelera con los espectáculos.

«Voy a arriesgar y a ofrecer otro tipo de obras, va a ser un laboratorio personal donde inventar cosas, con otros horarios y otros espectáculos, intentando innovar», añadía. Preguntado sobre si estará más enfocado a un público joven, señaló que tratará de atraer a espectadores jóvenes «pero yo he hecho cosas alternativas a las que iba gente de todas las edades». En todo caso, concluyó, «trataré de plasmar mi manera de hacer las cosas, aplicando las nuevas tecnologías y las últimas tendencias».

JAVIER AGUIAR